Craneo rojo

Nombre Original: Cráneo Rojo

Nombre Real: Johann Shmidt

Especie: Humano

Profesión: Ex-mendigo, ladrón, criado, botones de hotel, jefe terrorista del Tercer Reich, actualmente hombre de negocios y aspirante a conquistador del mundo.

Lugar de Nacimiento: Alemania.

Estado Civil: Soltero

Parientes Conocidos: Herman Shmidt (Padre, fallecido), Martha Shmidt (Madre, fallecida), Synthia (hija).

Base de Operaciones: Móvil, antiguamente Washington DC, la Alemania nazi y varias bases ocultas por todo el mundo incluyendo la Isla del Exilio

Altura: 1,85 m

Peso: 99 Kg

Rasgos Distintivos: Debido a una exposición accidental a su propio “Polvo de Muerte”, su cabeza tiene aspecto de un verdadero cráneo rojo, es calvo y su piel se ha apergaminad

o, pegándose a su cráneo, y dándole una pigmentación roja.

Nivel de Fuerza: Gracias al suero del Supersoldado, el Cráneo Rojo puede levantar unos 360 kg en óptimas condiciones.

Habilidades Especiales: En su nuevo cuerpo, tiene las mismas características físicas del Capitán América, no se sabe como consiguió Zola recrear los efectos del Suero, si consiguió duplicarlo, lo que le permitiría dárselo a cualquiera, o si el suero tiene efectos mutagénicos, y cambia genéticamente las células del cuerpo que la contiene. Además el Cráneo Rojo es un experto tirador con armas de fuego.

Armas: El arma más odiosa del Cráneo Rojo es el “Polvo

 

 de la Muerte”, la composición química del cual es desconocida, pero que mata a los pocos segundos a la persona que entra en contacto físico con él, desecando la piel y dándole un tono rojizo, que les hace parecer que tienen un cráneo rojo por cabeza.
Historia: Johann Shmidt era hijo de un aldeano llamado Hermann, y de su mujer Martha, esta recibió constantes palizas de su marido, alcohólico durante muchos años. Martha murió al dar a luz a Johann, y Hermann, enloquecido por la muerte de su mujer, acusó al recién nacido de haberla matado, e intentó matarlo, ahogándolo en una pila llena de agua, pero el médico que había asistido al parto logró salvar al niño y llevárselo de la casa, a la mañana siguiente, Hermann se suicidó. El médico llevó al niño a un orfanato, del que Johann escapó con solo siete años, viviendo en la calle como mendigo desde entonces, y en ocasiones, sobreviviendo robando lo que podía, lo que le acarreó diversas condenas, tanto acusado de robo como de mendicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: